TSK, en consorcio con la compañía Rolls-Royce Power System, con sede en Alemania, ha sido adjudicataria del contrato para la construcción de cinco plantas energéticas en Chile. 

Las cinco instalaciones son promovidas por la compañía Prime Energia Quickstart, filial de Primer Energía, una compañía perteneciente al conglomerado Glenfarne Group.  Prime Energía será la propietaria y operadora de las plantas.

Las cinco plantas  que serán conectadas al sistema eléctrico chileno para suministrar capacidad de respaldo al sistema eléctrico nacional, tendrán una capacidad total de 475 MW y estarán dotadas de 264 motores y estarán monitorizadas y controladas en remoto y en tiempo real desde el Centro de Operaciones en Chile.

Los generadores se conectarán digitalmente y enviarán datos a la plataforma MTU GoManage para monitorizar y analizar la información. 

Chile es uno de las potencias económicas con más rápido crecimiento en América Latina

El país tiene un enorme potencial disponible en términos de fuentes de energía renovables y está previsto que su demanda de energía aumente a una tasa del 4 por ciento anual durante los próximos 5 años. Para 2035, se espera que no menos del 60 por ciento de la electricidad del país se produzca con energías renovables, incrementándose al 70 por ciento para 2050.